Posts Tagged ‘sintomas’

Cuando los niños tosen:

octubre 24, 2008

La tos es un síntoma de alguna enfermedad y aparece como un mecanismo de defensa del organismo para expulsar del árbol bronquial partículas extrañas o secreciones.

En algunas ocasiones, la tos puede hacerse persistente provocando interrupción del sueño, fatiga o vómitos y, aunque, generalmente, no obedece a una enfermedad importante puede generar gran preocupación a los padres.

Cuando el niño tiene tos se debe evitar la automedicación. La tos no es una enfermedad sino un síntoma, por ello es preciso que el niño sea explorado por el pediatra para que determine la causa de la tos y prescriba un tratamiento correcto.

tos_en_los_ni_os_humidificador_795839080.jpgHay una serie de medidas generales que pueden ser útiles en la mayoría de los niños, como pueden ser humidificar el ambiente, administrar líquidos abundantes para fluidificar las secreciones o descongestionar la nariz con suero fisiológico.

En general, los medicamentos antitusígenos (dextrometorfano, cloperastina, codeína…) sólo deben utilizarse en aquellos casos en los que la tos impida el sueño, la alimentación o provoque vómitos.

Los mucolíticos tienen, generalmente, escasa eficacia en el tratamiento de la tos, por lo que debemos evitarlos.

tos_en_los_ni_os_faringitis_854433479.jpgDistintos tipos de tos

Alteraciones como la faringitis, adenoiditis y sinusitis provocan una tos irritativa, seca, en la estación invernal, de predominio nocturno.

La laringitis provoca tos “perruna”, disfonía, estridor.

El asma y la hiperreactividad bronquial provoca tos seca, dificultad respiratoria, relacionado con ejercicio, aire fresco, humo del tabaco… y se presenta sobre todo primavera.

La tosferina se caracteriza por tos seca, irritativa, en accesos (5-10 toses seguidas de una inspiración y “gallo final”) puede asociarse a vómitos.

Son múltiples las causas de la tos. Entre las más frecuentes están las infecciones de vías respiratorias (resfriado común, faringitis, laringitis, sinusitis, aumento de las adenoides, bronquitis, traqueitis, neumonía…), enfermedades alérgicas (asma, rinitis…), cuerpos extraños en vías aéreas.

Por ello os recomiendo que si vuestros niños tosen durante unos días, sin otros sintomas que lo acompañen, los llevéis a visitar al pediatra o médico de cabecera para que les eche un vistazo y descartar posibles enfermadades encubiertas.

Via: Entrebebes.com

¡Vigilar la tos en los niños!

¡Vigilar la tos en los niños!

Anuncios

Enfermedad celiaca y los niños:

febrero 26, 2008

Enfermedad celiaca y los niños:

Con el trigo, la cebada y el centeno se producen la mayoría de los alimentos básicos de la dieta occidental, como el pan. Uno de cada cien europeos padece la enfermedad celiaca.

Se trata de una intolerancia permanente al gluten, uno de los componentes de los cereales citados.

La enfermedad celiaca registra un componente genético relevante, que se plasma en la especial predisposición de los familiares de primer grado.

La enfermedad puede presentarse hacia los dos años de edad, tras la introducción de trigo en la dieta, pero también puede manifestarse con posterioridad y brotar entre los 30 y 40 años.

Esta enfermedad puede ser asintomática durante muchos años y surgir como consecuencia de una infección viral, una intervención quirúrgica, un periodo de estrés y/o agotamiento, un accidente con lesiones físicas, etc.

La sintomatología más común suele ser un cuadro de diarrea crónica con pérdida de peso y adelgazamiento, deficiencias nutricionales como anemia, osteoporosis, carencia de vitamina K además de otras, así como de minerales.

En los niños suelen darse diarreas, náuseas, vómitos, retraso en el crecimiento, poco peso, mal desarrollo de la musculatura, irritabilidad, apatía, tristeza, introversión, etc.

Si el diagnóstico de la enfermedad se hace tarde o se realiza un tratamiento adecuado, pueden aparecer complicaciones a largo plazo como atrofia del bazo, linfomas intestinales, carcinomas del tracto digestivo, insuficiencia pancreática, y otras.

Por ello, es fundamental que se diagnostique lo más rápido posible y ante cualquier mínima sospecha, hay que realizar el diagnóstico, basado en pruebas analíticas y biopsia intestinal.

Una vez confirmada la enfermedad, se inicia el único tratamiento eficaz: eliminar absolutamente el gluten durante toda la vida, puesto que una pequeña ingesta es suficiente para reactivar la enfermedad.

En los países occidentales no resulta fácil contar con una dieta sin gluten porque el 75% de los productos alimenticios manufacturados lo contienen.

El gluten forma parte de los alimentos como vehiculizante de aromas, colorantes, conservantes, espesantes, antihumectantes, etc.

En la actualidad, se consigna en el etiquetado la utilización de trigo o de cualquier otro cereal con gluten.

Si quieres saber más acerca de está enfermedad clika en la vía de abajo.

Vía: Entrebebes.com

celiacos.jpg

¿Estaré embarazada?

diciembre 20, 2007

¿Estaré embarazada?:

Cada mujer es un mundo y cada embarazo distinto ( no tienes porque tener los mismos síntomas que tuviste en el primer embarazo), por ello no podemos generalizar, así que probablemente si además de la amenorrea (que es la ausencia del ciclo menstrual) tienes alguno de estos síntomas ¡probablemente estés embarazada!.

-Amenorrea: Pero que no tengas el ciclo menstrual no quiere decir que estés embarazada, ya que su falta puede deberse a un aumento o pérdida de peso, problemas hormonales, tensión, estrés, estar amamantando, suspensión de las píldoras, inyecciones anticonceptivas….

-Pequeño sangrado vaginal: a veces si este se produce sin dolor puede deberse a la implantación del huevo en el útero, generalmente a los seis días de haber fertilizado. Pero si va acompañado de dolor o no es tan pequeño el sangrado consulta a tu médico porque puede ser debido a otra causa bien distinta.

-Sueño y/o cansancio: que son debidas principalmente al despliegue de hormonas que se producen durante el embarazo  y al gasto energético que este genera en el organismo.

-Nauseas y/o vómitos: ¡este suele ser el síntoma estrella del embarazo! aparte de la amenorrea, este malestar matutino comienza generalmente ( ya que depende de cada caso) de dos a ocho semanas después de la concepción. Recientes estudios han demostrado la efectividad de los brazaletes antimareo contra estos síntomas en embarazadas, ¡pero todavía es pronto para asegurar su efectividad al 100%!.

-Aumento de la percepción  olfativa: que es debido al aumento de las hormonas del embarazo.

-Ausencia y/o repulsión a ciertos alimentos: que es la explicación científica de los conocidos “antojos”. Puede que tengas ganas de comer ciertos alimentos( pepinillos, pescado, dulces… )como también rechazo por otros( pescados…).

-Disminución de la tensión arterial acompañados o no de mareos y/o desmayos : que es consecuencia directa de la relajación de la pared de los vasos sanguíneos, debida a  la presencia de las hormonas propias del embarazo, lo que genera su consiguiente  dilatación provocando el descenso de la presión sanguínea.

-Aumento de la frecuencia miccional:  que es debida principalmente al incremento de los líquidos corporales y a que a medida que el embarazo avanza, el tamaño del útero aumenta lo que produce que  la vejiga se congestione provocando  una necesidad de orinar frecuentemente, ¡con lo que prácticamente te puedes pasar el día en el baño!.

-Aumento de la temperatura corporal y del tamaño del abdomen: de hay que mucha de la ropa de embarazada sea fácil de quitar y poner ( abundando las chaquetas, con botones, cremalleras…) y esta sea extensible para ir acoplando la ropa al abdomen.

-Estreñimiento y/o flatulencia: ya que las hormonas desplegadas en el embarazo producen una ralentización del tránsito intestinal.

-Dolores en la zona de la pelvis: que se debe al crecimiento del útero y a su consecuente congestión.

-Manchas en la piel: aparición de manchas oscuras en la piel principalmente en cara y manos, que generalmente desaparecen después del parto, por ello es necesario cuidarse poniéndose crema protectora ¡especialmente durante el verano! ya que a veces estas perduran después del embarazo; También puede producirse la aparición de una línea oscura ¡incluso negra! que va desde el ombligo a la zona del pubis.

-Cambios en los senos: ¡que por desgracia es la zona que más se ve afectada durante el embarazo!, pudiendo aparecer sensación de cosquilleo, hinchazón, sensibilidad al tacto o incluso molestia, aumento del tamaño, picazón y estrías, pueden aparecer venas más grandes y azuladas; que los pezones se oscurezcan y se noten más, que las aréolas (que son los círculos de piel que rodean los pezones) se vuelven más oscuras y crezcan, secreciones de calostro….


 

Si después de todo lo expuesto anteriormente, ¡no estas segura de que estas embarazada! lo mejor es que acudas a la farmacia más próxima y te compres un test de embarazo. Y si este sale positivo ¡no lo dudes más estás embarazada!, pero si por el contrario sale negativo, no significa necesariamente que no estés embarazada, ya que puede que la cantidad de hormona producida por el cuerpo aún sea inferior al nivel necesario para que se produzca la reacción, con lo que te aconsejo que si sigues teniendo dudas te lo repitas pasado una semana. Pero si quieres aun así quieres estar segura al 100% acude a tu médico para que te mande unos análisis de sangre con test de embarazo. ¡Y salgas de dudas!.

Vía: Entrebebes.com

embarazo21.jpg

Época de bronquiolitis:

diciembre 5, 2007

Época  de bronquiolitis:

Esta infección vírica alcanza su mayor auge en esta época del año, y  concretamente este año es uno de los “virus estrella” junto a la grastroenteritis aguda . Pero vamos a centrarnos en la bronquiolitis que es una infección que afecta a los bronquios y a todo el  tracto respiratorio; La suele causar un virus (VRS: virus respiratorio sincitial) y se propaga por contacto con las secreciones de alguien que está infectado y que haya tocado al bebé, sus juguetes u otros objetos…, que luego el niño toca y se contagia al tocarse los ojos o la nariz. Esta infección tiene su auge sobre todo en los meses de noviembre a marzo.

Este virus afecta principalmente a lactantes menores de 2 años con una incidencia máxima hacia los 6 meses de edad y  puede dejar  secuelas a los menores de tres meses ( que puede que sean más propensos a sufrir asma de mayores).

La bronquiolitis comienza generalmente con síntomas catarrales, siguiendo a los 2 o 3 días con fiebre o febrícula  acompañados de dificultad respiratoria, tos…. Suelen ser cuadros infecciosos bastante largos  durando  aproximadamente entre 1 y 2 semanas ¡e incluso más tiempo!.

¿Cómo podemos saber si nuestro bebé la tiene? Probablemente la tenga si rechaza las tomas,  tiene una respiración más rápida de lo normal y esta decaído o apenas se mueve. Y podrá parecer ¡que incluso tiene  asma!.

Lo que podemos hacer es fraccionar las tomas, colocar al bebé en posición semiincorporada (colocándole unos cojines debajo del colchón) para que así respire mejor, hacerle lavados nasales con suero fisiológico (con una jeringa, y si os da cosa existen  unos sprays que venden en la farmacia especiales para bebés que son más cómodos de usar y tienen la dosis adecuada de suero) frecuentemente, seguir un tratamiento antitérmico (el que os de vuestro pediatra)… Pero recordar que siempre que se trata de un bebé de menos de un mes debéis acudir al médico sin falta, tanto si come menos de la mitad de las tomas, presenta fiebre (aunque esta sea poca) o tiene gran dificultad respiratoria. Y para los bebés menores de un año os recomiendo que sigáis el mismo protocolo.

¡Ah! y si tenéis más niños en casa extremar las medidas, ¡porque es muy contagioso!. Y no  olvidéis que ante cualquier duda¡ lo mejor es acudir al pediatra, y si esto no es posible, al hospital más cercano!.

Vía: Entrebebes.com

bronquiolitis1.jpg

La fiebre en los bebés y niños pequeños

noviembre 25, 2007

La fiebre en los bebés:

En contra de la extendida creencia popular que piensa que la fiebre es algo negativo, es un sistema de defensa y así el cuerpo trata de alcanzar una temperatura mayor a los valores normales, y combatir de está forma mejor los virus y bacterias. ¡La fiebre es un aviso de que algo anómalo está sucediendo en el organismo!.

En los bebés se considera que hay fiebre cuando la temperatura, tomada por vía oral o rectal  (que suele mostrar 0,5º grados más que la tomada en el sobaco o frente) , es mayor de 38º.

Lo que debemos mirar, más que la fiebre en sí ( ya que esta se pude bajar de distintas formas), es el estado general del niño, si el niño está decaído ¡debemos preocuparnos!, ya que este síntoma unido a la fiebre es síntoma de que algo malo le está sucediendo al niño .

Lo primero que se debe hacer es intentar bajar la fiebre del bebé y para ello podemos deja al niño con poca ¡pero no dejes que se enfríe!, así que  déjale en pañales o con un ropa ligera. También debes tener habitación fresca y ventilada. Si un así no le bajase la fiebre, dela un baño con agua tibia (¡nunca fría! Ya que podría ponerse peor) durante unos  minutos. Y si tampoco funciona es el moento de darle antitérmicos para bajársela (dalsy, apiretal…lo que te haya recomendado el pediatra).

Procura que no se deshidrate y dale gran cantidad de líquidos, ¡ya que la fiebre le hará sudar!.

Pienso que el mejor sitio y más fiable para tomar la temperatura de tú bebé es en el recto de este.Y siempre ten en cuenta que en los lactantes la temperatura corporal  suele ser 1 grado mayor a la de los adultos. Yo os recomendaría que usaseis los termómetros digitales que suenan cuando han acabado de tomar la temperatura y son más cómodos.
Y ¡nunca debes dar aspirina al bebé!, ya que su uso en lactantes está asociado al síndrome de Reye, una enfermedad que es mejor evitar que el bebé la coja. Tampoco bebes darle antibióticos sin que te los recete el pediatra, ya que puede ser que el bebé tenga sólo un virus y no una infección con lo que no sería perjudicial darle antibióticos. Y tampoco debes darle fricciones con alcohol ya que este se absorbe  por la piel y puedes producirle  intoxicaciones.

Y recuerda que siempre debes acudir al pediatra o al hospital más cercano si el bebé tiene menos de 3 meses, o detectas estos síntomas en el bebé: vómitos, mareos, somnolencia, convulsiones, comportamiento anormal o irritabilidad, erupciones en la piel, no para de quejarse, rigidez de cuello, no para de llorar durante bastante tiempo, las fontanelas se le hinchen, tenga dolor de cabeza, perdida de conciencia, ojos en blanco o cualquier otro síntoma ¡que no sea normal!.

Es importante que mantengas la calma en todo momento y ante cualquier duda llames a tu pediatra o acudas a urgencias, ya sea en tu centro de salud u hospital más cercano, ¡que están para ayudarte!. Y sobretodo deciros  que a muchos bebés, ¡como el mío!, les suele subir la fiebre hasta los 40º con mucha facilidad y ¡sobretodo el primer año de guardería!, ya que se cogen todos los virus que pasan a su lado, ¡así que vete acostumbrando!  y no olvidéis todo lo que os he comentado antes.

Vía: Entrebebes.com

fiebre.jpg