Posts Tagged ‘catarro’

Cuando los niños tosen:

octubre 24, 2008

La tos es un síntoma de alguna enfermedad y aparece como un mecanismo de defensa del organismo para expulsar del árbol bronquial partículas extrañas o secreciones.

En algunas ocasiones, la tos puede hacerse persistente provocando interrupción del sueño, fatiga o vómitos y, aunque, generalmente, no obedece a una enfermedad importante puede generar gran preocupación a los padres.

Cuando el niño tiene tos se debe evitar la automedicación. La tos no es una enfermedad sino un síntoma, por ello es preciso que el niño sea explorado por el pediatra para que determine la causa de la tos y prescriba un tratamiento correcto.

tos_en_los_ni_os_humidificador_795839080.jpgHay una serie de medidas generales que pueden ser útiles en la mayoría de los niños, como pueden ser humidificar el ambiente, administrar líquidos abundantes para fluidificar las secreciones o descongestionar la nariz con suero fisiológico.

En general, los medicamentos antitusígenos (dextrometorfano, cloperastina, codeína…) sólo deben utilizarse en aquellos casos en los que la tos impida el sueño, la alimentación o provoque vómitos.

Los mucolíticos tienen, generalmente, escasa eficacia en el tratamiento de la tos, por lo que debemos evitarlos.

tos_en_los_ni_os_faringitis_854433479.jpgDistintos tipos de tos

Alteraciones como la faringitis, adenoiditis y sinusitis provocan una tos irritativa, seca, en la estación invernal, de predominio nocturno.

La laringitis provoca tos “perruna”, disfonía, estridor.

El asma y la hiperreactividad bronquial provoca tos seca, dificultad respiratoria, relacionado con ejercicio, aire fresco, humo del tabaco… y se presenta sobre todo primavera.

La tosferina se caracteriza por tos seca, irritativa, en accesos (5-10 toses seguidas de una inspiración y “gallo final”) puede asociarse a vómitos.

Son múltiples las causas de la tos. Entre las más frecuentes están las infecciones de vías respiratorias (resfriado común, faringitis, laringitis, sinusitis, aumento de las adenoides, bronquitis, traqueitis, neumonía…), enfermedades alérgicas (asma, rinitis…), cuerpos extraños en vías aéreas.

Por ello os recomiendo que si vuestros niños tosen durante unos días, sin otros sintomas que lo acompañen, los llevéis a visitar al pediatra o médico de cabecera para que les eche un vistazo y descartar posibles enfermadades encubiertas.

Via: Entrebebes.com

¡Vigilar la tos en los niños!

¡Vigilar la tos en los niños!

Los remedios de la abuela:

diciembre 5, 2007

Los remedios de la abuela:

 

Aunque muchos se empeñen en negarlo, ¡cuánto sabían nuestras abuelas!, el otro día leyendo un periódico de tirada nacional, leí que se acaba de publicar un estudio en la revista ‘Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine’ en el que se asegura que la miel es el mejor remedio contra la tos. ¡Ya me lo decía mi abuela!: “Hija tomate un vasito de leche con miel antes de acostarte y verás como toses menos por la noche”, el estudio no nos cuenta nada nuevo ¿no os parece?.

El estudio realizado se ha basado en el efecto antioxidante y antimicrobiano que posee  la miel, ¡mejor cuanto más oscura sea!, ( que fue la usada para este estudio).  Y si a lo anterior se le une el aumento de salivación que producen las sustancias dulces, concluyen diciendo que  “La miel puede ser una alternativa segura para niños mayores de un año”( ya que no se le debe proporcionar miel a los bebés).

La verdad es que yo soy de la opinión que cuanto menos jarabes y medicamentos se le den a los niños ¡mejor que mejor!, a no ser que sea estrictamente necesario ¡claro esta! y siempre que nos lo recete el pediatra.

Ya que el artículo de hoy va de remedios, contaros que lo que  a mi peque le funciona de maravilla, ya sea para la tos o la congestión nasal, es ponerle una cebolla partida a la mitad con algunas incisiones en la mesilla de noche. ¡Es mano de santo!, y no perdéis nada en probarlo ya que si no os funciona, ¡ya os prescribirá el pediatra algún medicamento!, (aunque contaros que el pediatra de mi niña siempre me recomienda que pruebe primero con este “remedio casero de la abuela”), lo que si os digo es que el único defecto que le encuentro a este remedio es ¡el terrible olor que se queda en la habitación al día siguiente! por mucho que ventiles el cuarto.

Si conocéis algún remedio casero de las abuelas, o que os vaya bien a vosotros ¡por favor! compartirlo con nosotras ¡que nunca esta de más saber cosas nuevas y  más aun si además funcionan!.

Vía: Entrebebes.com

miel.jpg