Posts Tagged ‘médico’

La AEP recomienda vacunar de la gripe a los bebés y niños:

octubre 28, 2008

La gripe es una enfermedad viral bastante contagiosa que afecta principalmente a niños y ancianos. Su duración suele ser de una semana, si no existen complicaciones, y generalmente se debe pasar en cama, con lo que los niños en edad escolar suelen perderse una semana de clase.

En España la vacuna contra la gripe no está incluida en el calendario de vacunas y los médicos en principio solo recomiendan que se dispense a niños con enfermedades crónicas o respiratorias y a aquellos que convivan con personas enfermas para evitar que las contagien. Pero la Asociación Española de Pediatría (AEP) lleva varios años insistiendo en que esta vacuna debería incluirse en todos los calendarios para niños sanos mayores de seis meses.

En EEUU ya es una práctica habitual mientras que en Europa, de momento, es únicamente Finlandia la única que incluye esta vacuna en su calendario de vacunas para todos los niños de entre los seis y los 36 meses de edad.

La AEP insiste en que hasta que esta medida sea implantada, de momento debe llevarse a conciencia la vacunación en niños con enfermedades de riesgo y en el personal sanitario en contacto con ellos, ya que actualmente el número de estas personas que se vacunan es muy bajo.

Pero ¿hasta que punto es recomendable vacunar a los niños o bebés sanos?, existen diversas y contradictorias opiniones al respecto, ¿es tan malo que niños sanos pasen por esta experiencia?, ¿no les estamos protegiendo en exceso y a la larga haciéndoles más débiles?, ¿qué opináis?…Así que en caso de duda os recomiendo que hagáis, en cada caso, lo que os aconseje el pediatra de vuestros hijos.

Vía: Entrebebes.com

¡¡Es tiempo de gripe!!

¡¡Es tiempo de gripe!!

Anuncios

Tras el parto,dile adiós a tu barriga:

octubre 27, 2008

Tras el parto, se puede uno empezar a recuperar, primero comiendo sano y después cuando tu médico te lo recomiende acompañandolo de ejercicio físico.

¡Solo es necesario fuerza de voluntad y unos buenos hábitos, tanto alimentarios como físicos!.

El único sistema para perder grasa de la tripa es combinar ejercicio y dieta sana y baja en calorías

La liposucción no es la solución. Este proceso solo retira la grasa subcutánea, no la grasa profunda visceral que es la verdaderamente peligrosa para la salud. Y además si se continúa con los malos hábitos, el cuerpo vuelve a desarrollar nuevos depósitos de grasa.

No hay que tener prisa. Cuanto más rápidamente se pierda peso, más difícil resultará mantener los kilos perdidos. Más aun teniendo en cuenta que los primeros kilos que se pierden con una dieta demasiado estricta proceden fundamentalmente de agua, no de grasa. Pasar hambre solo sirve para disparar los mecanismos de reserva del organismo.

Olvídate de la comida basura. Bebidas carbonatadas, snacks, hamburguesas o golosinas aportan muchas más calorías que un buen menú con primero, segundo y fruta. Y desde luego resultan mucho más perjudiciales para el organismo.

Cuestión de matemáticas. Cuanto más se mueva uno, más calorías se estarán quemando y más fácil resultará adelgazar comiendo lo mismo. No hay que olvidarse de los ejercicios de fuerza, que potencian los músculos y hacen quemar más incluso cuando se descansa.

Lee las etiquetas. Busca las grasas sanas del pescado, los frutos secos y el aceite de oliva y huye de las grasas saturadas de carnes, quesos y embutidos y las grasas hidrogenadas tan frecuentes en la bollería industrial.

Cena ligero. El metabolismo es más lento por la noche y comer demasiado trae como consecuencia kilos de más y mala calidad de sueño. En la cena, es preferible consumir hidratos de carbono de fácil digestión (los poco elaborados) y vegetales.

Empieza bien el día con un buen desayuno. Y manteniendo el metabolismo en funcionamiento con pequeñas pero frecuentes comidas que mantengan controlado el apetito y eviten el “efecto atracón” que se produce cuando uno se sienta a la mesa con hambre acumulada.

Vía: Entrebebes.com

¡¡A recuperarse!!

¡¡A recuperarse!!

¿Estaré embarazada?

diciembre 20, 2007

¿Estaré embarazada?:

Cada mujer es un mundo y cada embarazo distinto ( no tienes porque tener los mismos síntomas que tuviste en el primer embarazo), por ello no podemos generalizar, así que probablemente si además de la amenorrea (que es la ausencia del ciclo menstrual) tienes alguno de estos síntomas ¡probablemente estés embarazada!.

-Amenorrea: Pero que no tengas el ciclo menstrual no quiere decir que estés embarazada, ya que su falta puede deberse a un aumento o pérdida de peso, problemas hormonales, tensión, estrés, estar amamantando, suspensión de las píldoras, inyecciones anticonceptivas….

-Pequeño sangrado vaginal: a veces si este se produce sin dolor puede deberse a la implantación del huevo en el útero, generalmente a los seis días de haber fertilizado. Pero si va acompañado de dolor o no es tan pequeño el sangrado consulta a tu médico porque puede ser debido a otra causa bien distinta.

-Sueño y/o cansancio: que son debidas principalmente al despliegue de hormonas que se producen durante el embarazo  y al gasto energético que este genera en el organismo.

-Nauseas y/o vómitos: ¡este suele ser el síntoma estrella del embarazo! aparte de la amenorrea, este malestar matutino comienza generalmente ( ya que depende de cada caso) de dos a ocho semanas después de la concepción. Recientes estudios han demostrado la efectividad de los brazaletes antimareo contra estos síntomas en embarazadas, ¡pero todavía es pronto para asegurar su efectividad al 100%!.

-Aumento de la percepción  olfativa: que es debido al aumento de las hormonas del embarazo.

-Ausencia y/o repulsión a ciertos alimentos: que es la explicación científica de los conocidos “antojos”. Puede que tengas ganas de comer ciertos alimentos( pepinillos, pescado, dulces… )como también rechazo por otros( pescados…).

-Disminución de la tensión arterial acompañados o no de mareos y/o desmayos : que es consecuencia directa de la relajación de la pared de los vasos sanguíneos, debida a  la presencia de las hormonas propias del embarazo, lo que genera su consiguiente  dilatación provocando el descenso de la presión sanguínea.

-Aumento de la frecuencia miccional:  que es debida principalmente al incremento de los líquidos corporales y a que a medida que el embarazo avanza, el tamaño del útero aumenta lo que produce que  la vejiga se congestione provocando  una necesidad de orinar frecuentemente, ¡con lo que prácticamente te puedes pasar el día en el baño!.

-Aumento de la temperatura corporal y del tamaño del abdomen: de hay que mucha de la ropa de embarazada sea fácil de quitar y poner ( abundando las chaquetas, con botones, cremalleras…) y esta sea extensible para ir acoplando la ropa al abdomen.

-Estreñimiento y/o flatulencia: ya que las hormonas desplegadas en el embarazo producen una ralentización del tránsito intestinal.

-Dolores en la zona de la pelvis: que se debe al crecimiento del útero y a su consecuente congestión.

-Manchas en la piel: aparición de manchas oscuras en la piel principalmente en cara y manos, que generalmente desaparecen después del parto, por ello es necesario cuidarse poniéndose crema protectora ¡especialmente durante el verano! ya que a veces estas perduran después del embarazo; También puede producirse la aparición de una línea oscura ¡incluso negra! que va desde el ombligo a la zona del pubis.

-Cambios en los senos: ¡que por desgracia es la zona que más se ve afectada durante el embarazo!, pudiendo aparecer sensación de cosquilleo, hinchazón, sensibilidad al tacto o incluso molestia, aumento del tamaño, picazón y estrías, pueden aparecer venas más grandes y azuladas; que los pezones se oscurezcan y se noten más, que las aréolas (que son los círculos de piel que rodean los pezones) se vuelven más oscuras y crezcan, secreciones de calostro….


 

Si después de todo lo expuesto anteriormente, ¡no estas segura de que estas embarazada! lo mejor es que acudas a la farmacia más próxima y te compres un test de embarazo. Y si este sale positivo ¡no lo dudes más estás embarazada!, pero si por el contrario sale negativo, no significa necesariamente que no estés embarazada, ya que puede que la cantidad de hormona producida por el cuerpo aún sea inferior al nivel necesario para que se produzca la reacción, con lo que te aconsejo que si sigues teniendo dudas te lo repitas pasado una semana. Pero si quieres aun así quieres estar segura al 100% acude a tu médico para que te mande unos análisis de sangre con test de embarazo. ¡Y salgas de dudas!.

Vía: Entrebebes.com

embarazo21.jpg

La higiene del culete y genitales de los bebés:

diciembre 13, 2007

La higiene del culete y genitales de los bebés:

La limpieza en este caso es diferente según el bebé sea niña o niño.

Por ello siempre a las niñas hay que limpiarlas de delante hacia atrás (de la vulva al ano) ¡para evitar infecciones! y que los gérmenes se introduzcan en la vagina. También hay que limpiarles muy bien los genitales, abriendo delicadamente ¡eso si! Los labios mayores y menores.

 A los niños, a partir de los 15 0 20 días de su nacimiento, hay que empezar a retraerles muy suavemente ¡eso si! La piel del prepucio, os recomiendo que para ello aprovechéis el momento del baño.

Pero en ambos casos, tanto si se trata de un niño o una niña, nunca uses polvos de talco, ya que se ha demostrado que resecan mucho la piel de bebé y pueden ser aspirados introduciéndose en los pulmones. Tampoco apliques cremas cicatrizantes, ni ningún tipo de ungüento ¡a no ser que te lo haya recetado el pediatra!.

Lo ideal es usar una pasta al agua para ponerles tras cada cambio de pañal ¡que son las que mejor les protegen el culito!, las puedes adquirir en la farmacia y las hay para todos los gustos, yo particularmente uso la de Eryplast de Lutsine, que a mi niña le ha funcionado muy bien incluso cuando le salieron los dientes no se le irrito el culete, ¡eso si se generosa usándola!. Para evitar las irritaciones en esta zona , cámbiale el pañal muy a menudo y si tienes la posibilidad déjale un rato el culete al aire y sino puedes probar las cremas de caléndula ¡haber que tal le van!. Y sino consigues que deje de estar irritado ¡acude a tu pediatra antes de que se le ponga peor! , que seguro que te dará una buena  solución.

Vía: Entrebebes.com

higiene.jpg

¿Cómo limpiar los oídos?:

diciembre 12, 2007

¿Cómo limpiar los oídos?:

Primeramente comenzar diciendo que únicamente se le debe  limpiar la zona externa del oído, así puedes limpiar al bebé  el pabellón auricular y la zona posterior al mismo con un bastoncillo de algodón.

Nunca introduzcas ningún instrumento para eliminar el exceso de cera de los oídos, ¡ya que esta sale por si sola! y únicamente conseguirías generarle un tapón de cerumen, por ello sólo limpia la que vaya saliendo del oído.

Los bastoncillos deben limitarse (en cuanto  a su uso) a la parte externa del oído, para ir retirando sólo lo que vaya saliendo, como hemos explicado anteriormente. Ya que introducirla dentro podría producir una heridita o por el contrario causar el efecto inverso ¡introduciendo aun más el tapón en el oído!.

El momento más adecuado para limpiarles las orejitas es la hora del baño, y no os olvidéis de secar luego muy bien las orejas. Y si notas que al niño le pasa algo en los oídos, ¡no investigues por tu cuenta dentro de estos!  acércate al  pediatra u otorrino para que le eche un vistazo y así quedarte más tranquila. Y recordaros que siempre sigáis las recomendaciones del especialista (ya sea pediatra, otorrino, médico de cabecera…) ante cualquier problema que os surja.

Vía: Entrebebes.com

oidos.jpg

Como actuar ante los golpes o fracturas:

diciembre 9, 2007

Como actuar ante los golpes o fracturas:

 

Cuando se trata de golpes que no sean importantes, ¡sustos a parte!, para aliviar el dolor y evitar la aparición del antiestético hematoma lo que os recomiendo que hagáis es que  inmediatamente después de que el niño se haya dado el  golpe apliquéis  frío en la zona afectada ( ya sea hielo envuelto en un pañuelo, compresas frías, chorro de agua del grifo, bolsa cerrada de guisantes congelados, etc.).  Ya que el frío ejerce un efecto antiinflamatorio por lo que  tiende a contraer los vasos. Pero al día siguiente deberéis  provocar el efecto contrario, aplicando calor en la zona afectada para activar así la circulación e intentar de esta forma que se reabsorba el hematoma. Bastará para ello con que planchéis  un pañuelo (pero comprobar que no queme) o le pongáis la manta eléctrica, y lo coloquéis  sobre el hematoma hasta que se enfríe o bien pase un ratito. Repite la misma operación un par de veces más. ¡Y listo!.

Cuando haya fractura o tengáis la sospecha, que suele pasar cuando el golpe que se hayan dado  les provoque un  dolor  fuerte que además  aumenta con la movilización, haya inflamación o incluso deformación o no puedan  mover el miembro afectado con normalidad, lo primero que debéis hacer es intentar que el niño no mueva la zona afectada y a continuación quítale la ropa o complementos que le ajusten (zapato, reloj…) e inmoviliza la fractura en la posición en que se encuentra, para evitar mayor dolor.  Y acude inmediatamente al médico de urgencias o al hospital más cercano para que le realicen las pruebas y le den los cuidados necesarias y sobretodo ¡nunca trates de colocar el hueso en su sitio!, ya que podría agravarse la lesión.

 
En cuanto a los golpes en la cabeza, ¡estos son otra historia!, ya que aunque el golpe haya sido pequeño siempre  hay que estar alerta ante la posible pérdida de conocimiento, hemorragia nasal, confusión, salida de líquido por el oído, somnolencia, etc. Sí alguno de estos síntomas aparece acude inmediatamente al  hospital, y  evita  que el niño se duerma, para que puedan valorar la posible  lesión.. Si no presenta estos síntomas, no hace falta ir a Urgencias pero es conveniente  vigilarlo  durante aproximadamente 72 horas, para comprobar que efectivamente todo esta bien.

Mi consejo es que para intentar evitar ¡en lo posible! todo lo anterior coloquéis barreras de seguridad en escaleras, puertas, cunas, …en los sitios donde penséis que hay peligro para el niño, (si pudierais ver mi casa ¡parece un búnker ! ), no dejes al bebé solo en sitios altos como tronas, cambiadores, andadores, desde los que se pueda caer, y sobretodo  enséñales a mirar antes de cruzar, inculcarles  medidas de seguridad ya sea para la bici, patines, piscina….y sobretodo ¡os deseo mucha suerte!, ya que a veces estos golpes son inevitables.  

Vía: Entrebebes.com

golpes.jpg

Época de bronquiolitis:

diciembre 5, 2007

Época  de bronquiolitis:

Esta infección vírica alcanza su mayor auge en esta época del año, y  concretamente este año es uno de los “virus estrella” junto a la grastroenteritis aguda . Pero vamos a centrarnos en la bronquiolitis que es una infección que afecta a los bronquios y a todo el  tracto respiratorio; La suele causar un virus (VRS: virus respiratorio sincitial) y se propaga por contacto con las secreciones de alguien que está infectado y que haya tocado al bebé, sus juguetes u otros objetos…, que luego el niño toca y se contagia al tocarse los ojos o la nariz. Esta infección tiene su auge sobre todo en los meses de noviembre a marzo.

Este virus afecta principalmente a lactantes menores de 2 años con una incidencia máxima hacia los 6 meses de edad y  puede dejar  secuelas a los menores de tres meses ( que puede que sean más propensos a sufrir asma de mayores).

La bronquiolitis comienza generalmente con síntomas catarrales, siguiendo a los 2 o 3 días con fiebre o febrícula  acompañados de dificultad respiratoria, tos…. Suelen ser cuadros infecciosos bastante largos  durando  aproximadamente entre 1 y 2 semanas ¡e incluso más tiempo!.

¿Cómo podemos saber si nuestro bebé la tiene? Probablemente la tenga si rechaza las tomas,  tiene una respiración más rápida de lo normal y esta decaído o apenas se mueve. Y podrá parecer ¡que incluso tiene  asma!.

Lo que podemos hacer es fraccionar las tomas, colocar al bebé en posición semiincorporada (colocándole unos cojines debajo del colchón) para que así respire mejor, hacerle lavados nasales con suero fisiológico (con una jeringa, y si os da cosa existen  unos sprays que venden en la farmacia especiales para bebés que son más cómodos de usar y tienen la dosis adecuada de suero) frecuentemente, seguir un tratamiento antitérmico (el que os de vuestro pediatra)… Pero recordar que siempre que se trata de un bebé de menos de un mes debéis acudir al médico sin falta, tanto si come menos de la mitad de las tomas, presenta fiebre (aunque esta sea poca) o tiene gran dificultad respiratoria. Y para los bebés menores de un año os recomiendo que sigáis el mismo protocolo.

¡Ah! y si tenéis más niños en casa extremar las medidas, ¡porque es muy contagioso!. Y no  olvidéis que ante cualquier duda¡ lo mejor es acudir al pediatra, y si esto no es posible, al hospital más cercano!.

Vía: Entrebebes.com

bronquiolitis1.jpg

Las vacunas

diciembre 3, 2007

Las vacunas:

Estas son importantísimas y necesarias para los bebes y niños, ya que les protegen contra enfermedades que pueden resultar muy perjudiciales y a veces incluso fatales. Las vacunas están hechas a base de virus o bacterias,( ya sea muertas o sintéticas), o por toxoides (toxinas que segregan los microbios),pero que son manipuladas de tal manera para que no sean capaces de producir enfermedad, pero sí para que nuestro sistema inmunológico pueda reconocer y neutralizar el ataque de los diferentes agentes infecciosos.

Las vacunas están dirigidas para hacer frente principalmente a virus, hepatitis B, difteria, tétanos, tosferina acelular, poliomielitis, sarampión, rubéola , parotiditis, meningococo C, neumococo, varicela, rotavirus….

Las reacciones que pueden causar al ponerlas son diversas y son diferentes dependiendo de cada niño o bebé y tipo de vacuna inyectada, pero generalmente puede aparecer enrojecimiento y dolor en el área donde fue aplicada la vacuna, fiebre y malestar general, que generalmente suelen desaparecer a las 24 ó 48 horas. ¡Pero no os asustéis! que el pediatra o el enfermero que os las pongan os informarán de lo que tenéis que hacer en cada caso.

Los padres deben seguir el calendario vacunal oficial y no interrumpir el ciclo de vacunaciones. Pero no es recomendable vacunar a los niños que padezcan alguna enfermedad con fiebre superior a los 38 °C, a los que fueran sometidos a una transfusión de sangre recientemente o a los que tengan antecedentes alérgicos con algunos de los componentes de la vacuna. Pero siempre se deben seguir las recomendaciones del pediatra, que es el especialista que nos marcará que debemos hacer si se da alguno de los casos anteriores.

Y recordar que así vuestros bebés estarán más protegido contra las enfermedades.

Vía: Entrebebes.com

 

vacunas1.gif

Virus al ataque

diciembre 3, 2007

“Me han dicho que mi hijo tiene un virus”:

 Si tenéis hijos seguro que en más una ocasión habéis oído esta frase, ya sea de boca de vuestro pedíatra, del pediatra de urgencias… y es que ¡diagnosticar en muchos casos para los pediatras no resulta nada fácil y al final lo acaban haciendo “por exclusión”!.

Las infecciones víricas son las responsables de la mayoría de los procesos febriles que sufren los bebés y niños, sobretodo en los primeros años de vida, cosa que corroboran multitud de rigurosos estudios. Por otro lado, ¡esta fiebre no siempre suele venir sóla! sino que se acompaña de síntomas inespecíficos, como malestar general, catarro, mocos, vómitos…lo cual hace todavía más difícil que los profesionales se arriesguen a dar un diagnostico concreto “a priori” y prefieren esperara a ver como evoluciona o como suelen decir “a ver por donde da la cara este virus”.

¿De qué virus se trata? Es lo que solemos preguntarnos los papás cuando nos pasa lo anterior, y generalmente nos contestan que hay cientos de virus y que muchas veces les resulta imposible distinguir unos de otros sin tener que realizar costosas, complejas, repetidas o incluso dolorosas pruebas para el bebé, y como generalmente estos cuadros son benignos, no merece la pena someter al bebé a estas pruebas a no ser que los síntomas adquieran un cariz más complejo o peligroso.

El consejo que os doy es que en el caso que le diagnostiquen una infección vírica a vuestro hijo, primeramente debéis confiar en el pediatra, pero debéis mantener una actitud de espera vigilante y si en algún momento apareciese algún síntoma nuevo o empeorase el estado general del niño acudieseis cuanto antes a la consulta del pediatra, y si ello no fuera posible (¡porque generalmente se ponen malos los fines de semana!) acercaros al hospital más cercano (entrando por  urgencias) para que valoren si se necesitan tomar medidas adicionales.

Vía: Entrebebes.com

enfermos.jpg