Posts Tagged ‘edad’

Consejos para prevenir malformaciones genéticas

octubre 9, 2008

Consejos para prevenir malformaciones geneticas

Una adecuada alimentación en edad fértil reduce el riesgo de malformaciones fetales. La situación de la madre previa a la concepción condiciona su fertilidad, así como el riesgo de que su descendiente tenga malformaciones congénitas.

Teniendo en cuenta que las malformaciones se producen durante los veintiocho primeros días de gestación, cuando la mayor parte de las mujeres ignoran que están embarazadas y que, en torno al 50% de los embarazos no son planificados, conviene que las pautas nutricionales se dirijan a todas las mujeres en edad fértil.

La mujer que tiene una carencia nutricional antes de la gestación es difícil que la supere al iniciarse el proceso y, probablemente, el problema que pueda derivarse de ésta, se mantendrá o agravará perjudicando el curso y resultado del embarazo. Además, numerosos estudios afirman, que en situaciones de carencia de alimentos ricos en vitaminas aumenta el riesgo de abortos, muertes neonatales y malformaciones congénitas.

Existen numerosos estudios que vinculan la relación entre el aporte de ácido fólico en las semanas previas y posteriores a la concepción y la disminución del riesgo de tener neonatos con defectos de tubo neural (malformación de la médula espinal durante la fase embrionaria o fetal) y otras malformaciones congénitas.

Varios estudios como el realizado por el Consejo de Investigaciones Médicas del Reino Unido demuestran que ante un bajo nivel de ácido fólico existe un mayor riesgo de padecer malformaciones congénitas. La dosis diaria aproximada de 4mg de ácido fólico durante el periodo periconcepcional (que va desde por lo menos un mes antes de producirse el embarazo hasta el final del primer trimestre de gravidez), redujo el riesgo de defectos del tubo neural en un 72%. También, la toma de vitaminas relacionadas con el ácido fólico como la B12 contribuye a reducir el riesgo de anomalías congénitas de tipo no genético.

Otros estudios han puesto de manifiesto que un 98% de las mujeres, en edad fértil, no cubren las ingestas recomendadas de folatos y entre un 30-40% presentan cifras indicadoras de un déficit ligero a nivel sanguíneo. Estos datos ponen de relieve, que la situación en ácido fólico es claramente mejorable, siendo deseable el aumento en el consumo de verduras (fuentes naturales de la vitamina) o de alimentos enriquecidos con la misma, como es el caso de los cereales, que aportan el 45 % de la cantidad diaria recomendada de ácido fólico, y sus derivados. Esto podría conducir a alcanzar un nivel adecuado de folatos en la alimentación de todas las mujeres con posibilidades de quedarse embarazadas.

Alimentos ricos en ácido fólico como los cereales de desayuno, la levadura de cerveza, el germen de trigo, las legumbres, el hígado y los vegetales de hoja verde, contribuyen a aportar el complejo vitamínico necesario de una adecuada alimentación.

Una buena forma de asegurar el aporte de ácido fólico es desayunar cereales enriquecidos en ácido fólico con levadura de cerveza y germen de trigo, para aportar más del 45 % de la cantidad diaria recomendada de ácido fólico.

Vía: Entrebebes.com

Acido fólico

Acido fólico

Exceso de chupete

enero 25, 2008

Exceso de chupete:

Los expertos nos avisan que su uso en exceso a partir de los dos o tres años de edad puede tener consecuencias nefastas para la salud del niño. Aunque la succión del chupete, el dedo u otros objetos es una actividad normal en el desarrollo del bebé, ¡todo exceso no es bueno!.

Como es obvio no se le puede quitar el chupete al niño de la noche a la mañana, ya que esto resultaría traumático o ineficaz para la mayoría de los niños. Lo mejor es explicarle porque debe dejar de usarlo ( ya sea el chupete, dedo, sabanitas…), ¡pero para que lo pueda comprender esta claro que el niño debe tener más de dos años!, ya que de nada nos sirve el negociar con un niño que no lo comprende, se pueden usar frases como “nada de llevar el chupete al cole, ni al parque, sólo lo debes usar para dormir”, “Los niños no usan chupetes, ¡sólo los bebés! y tu ya eres mayor ¿no?”…., pero lo debes hacer de tal manera que sea el niño el que crea que debe dejarlo por si mismo, ¡ya que sino luego os podrá culpar de ello!.

Y sobretodo debéis tener paciencia, ya que el proceso es algo gradual, y tu hijo se debe ir mentalizando para ello, concretamente en el caso de mi hijo tarde un par de meses en conseguir que primeramente lo usase sólo por la noche, para que unos meses más tarde lo abandonase por completo, por ello os recomiendo que no esperéis hasta los dos años para ir quitándoselo ¡ya que muchos niños tardan bastante en dejarlo!.

Y recordar que la succión prolongada está relacionada con la aparición de caries y otitis, entre otras cosas , así como puede retrasar la comunicación con los demás.

Vía: Entrebebes.com

chupete.gif

Cambio de la Cuna a la cama:

enero 11, 2008

Cambio de la Cuna a la cama:


Ya me esta tocando hacer el cambio de la cuna a la cama de mi ¡ya no bebé!, porque ha cumplido recientemente dos añitos, la verdad es que me da un poco de miedo porque mi niña es muy inquieta y no me va a quedar más remedio que ponerle una barra protectora durante un tiempo ( hasta que se acostumbre a la nueva medida de la cama ¡para que no se me caiga al suelo!).

Contaros que si bien es importante la elección de la cama y del colchón, estos deben adecuarse al tamaño del niño y ser seguros. De todas formas hay gente que prefiere usar, para esta etapa de la vida de los niños, las camas nido que pueden alargarse según el niño crezca. ¡Pero eso ya va en gustos!.

Como es normal en la mayoría de los casos, al principio les costará auparse hasta la cama, por ello os recomiendo que está no sea demasiado alta o sino que uséis una pequeña escalerilla que les ayude a llegar hasta ella. Y si ponemos en la cama de la habitación un colchón duro y firme, los peques podrán apoyarse mejor y ¡subir y bajar a su antojo!.

Y sobretodo que durante un tiempo pongáis en el suelo de la habitación, justo debajo de la cama, o bien unos cojines o algo mullido ¡para evitar que los niños se hagan daño si se caen de la cama!.

¡Ya os contaré que tal me va cuando la cambie a la cama!.


Vía: Entrebebes.com


dormitorio.jpg